La importancia de que los niños asistan a Pre-primaria

La educación pre-primaria no es prioritaria para los padres de familia guatemaltecos, creen que es un gasto innecesario porque sus pequeños “solo juegan”; cuando es en este nivel que se inicia el proceso de socialización/convivencia que regirá el resto de sus vidas, se despiertan los procesos cognitivos y evolutivos que involucran a los psicológicos y emocionales.  En esta etapa es vital que el proceso de aprendizaje se dé a través del juego o actividades lúdicas direccionadas hacia un aprendizaje significativo o vivencial; todas estas experiencias forman a individuos autónomos, seguros, críticos y responsables; capaces de expresarse clara y respetuosamente.

            En este nivel se inicia la educación formal para todo ser humano, debe ser integral, porque los pequeños salen del seno familiar para ingresar a un contexto formal de aprendizaje y despertar sus potencialidades a través de los conocimientos previos, juegos y actividades.  El enfoque del CNB guatemalteco está basado en el aprendizaje por competencias:  que el niño sea capaz de ser, hacer y conocer; lo cual se logra a través de estímulos, práctica constante y amena hasta lograr alcanzar lo propuesto.

            Para (Desarrollo Psicológico, 2017), la plasticidad cerebral es “la capacidad de las células nerviosas para regenerarse anatómica y funcionalmente, como consecuencia de estimulaciones ambientales, El cerebro produce respuestas más complejas en cuanto los estímulos ambientales son más exigentes.”  Entonces, cuanto más se rete y aprenda un niño, mayores alternativas de solución y mejor análisis crítico tendrá en su vida.

 Uno de los aspectos importantes para la educación preescolar es el desarrollo social y afectivo, se trabaja para que los niños desarrollen competencias sociales como aceptación, empatía, colaboración y valores; todo lo anterior para lograr una relación armónica.  Sin embargo, no únicamente se toma en cuenta el desarrollo cognitivo, sino también son indispensables las emociones, sentimientos y las reglas de convivencia dentro la sociedad. 

¿Por qué no aprovechar al máximo el potencial de los pequeños del hogar?  En lugar de que se queden “jugando” en casa con la empleada o “viendo” televisión, es preferible que asistan al colegio e inicien su educación preescolar formal aprovechando su curiosidad; aprenderán tanto de manera divertida que ni cuenta se darán del proceso de aprendizaje; este se dará de una forma progresiva y natural.  Algunos avances que se verán:  aumento y madurez del vocabulario al convertirse en niños extrovertidos y comunicativos, movimientos corporales más coordinados, mayor y segura interacción social, explorar y experimentar, creativos con criterio propio, autonomía y seguridad; ésta es una educación de calidad en la que se refleja el aprendizaje adquirido por los pequeños; en la cual no van únicamente “a jugar” al colegio.