Blog – El Valle

Por salud y conveniencia hay que aprender y enseñar a perder:

 No es correcto hacer sentir a los niños que los juzgamos o que nuestro amor por ellos está condicionado a resultados. Por ejemplo, estas frases, “Ya no te voy a querer si te portas mal”

Otro error es cuando no les enseñamos a reconocer el esfuerzo, las habilidades o destrezas en otras personas, y decimos que es “suerte” o que sus logros los obtuvieron de maneras cuestionables. 

Es de verdad lamentable enterarse que los jóvenes se suicidan por no obtener un lugar en la universidad, por una decepción amorosa o porque no pudieron tener el nuevo teléfono celular. 

Práctica la competencia contra sí mismo y a vencer los propios límites. Invita a tus hijos a competir en juegos de mesa y en deportes y a seguir las reglas, no importa si los otros lo hacen o no.

Cometer errores es la gran oportunidad de aprendizaje, cuando se analiza con la actitud y la forma correctas. La manera como reaccionamos, así lo harán nuestros hijos. No hay mucho que decir al respecto, ¿verdad?

Confundimos fortalecer la autoestima con ocultar las limitaciones y minimizar sus errores. 

Hay conductas que en casa no se deben animar, aceptar y mucho menos practicar, y esas son alegrarnos cuando alguien se equivoca o se lastima, insultar a los ganadores, a los que se atreven a ser diferentes.

Fuente: Familias.com